Cómo la tecnología está haciendo realidad la exploración espacial

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Cuando Neil Armstrong pisó la luna por primera vez en 1969 y pronunció esas palabras ahora famosas: «Un pequeño paso para el hombre, un salto gigante para la humanidad», predijo correctamente cuán importante sería el viaje espacial. La carrera por enviar seres humanos a otros planetas y por explorar, trazar y conquistar la galaxia continúa cautivando e inspirando a todos, independientemente de la edad. Pero los viajes espaciales modernos han recorrido un largo camino desde los años sesenta. La NASA ha prometido que su primera misión al sol estará en marcha muy pronto y los inversores privados están clamando por financiar misiones comerciales tripuladas a Marte. Te contamos cómo la tecnología está haciendo realidad la exploración espacial.

La industria espacial está reafirmándose gracias a los enormes avances tecnológicos. Ahora podemos ir más lejos en la galaxia para explorar territorios inexplorados y potencialmente, incluso tenemos la capacidad de descubrir nuevos fenómenos. Con una inversión renovada en programas espaciales y la expansión de viajes espaciales privados viables, nuestras aspiraciones y logros, están comenzando a superar lo que una vez vimos en las películas.

Entonces, ¿qué está permitiendo estos nuevos descubrimientos y logros?

En el corazón mismo de los viajes espaciales están los datos, utilizados para todo, desde apoyar proyectos de investigación y desarrollo hasta predecir cuándo las naves volverán a entrar en órbita. Grandes cantidades de datos son cruciales para el trabajo crítico en el control de la misión, por lo que los sistemas de soporte que cuidan y procesan esta información siempre deben estar «encendidos».

la tecnología está haciendo realidad la exploración espacial

La computadora mainframe 7090 de IBM podría haber sido el gran avance tecnológico que ayudó a poner al primer estadounidense en el espacio hace décadas, pero las supercomputadoras de hoy en día son aún más vitales para procesar información e impulsar aún más la exploración espacial. Desde la NASA hasta la ESA (y todas las empresas privadas intermedias), las supercomputadoras son una parte clave de los sistemas de TI que permiten a las empresas espaciales modernas ir más allá.

Al ocupar kilómetros de espacio físico, los sistemas de supercomputación son capaces de procesar grandes cantidades de datos en un nanosegundo, asegurando que los científicos tengan la información que necesitan, cuando la necesitan. A menudo, esta información es crítica en cuanto al tiempo y necesita ser alimentada casi en tiempo real desde cohetes y estaciones espaciales a miles de kilómetros de distancia de científicos, ingenieros y matemáticos. En última instancia, la seguridad de los vehículos espaciales y sus pasajeros está garantizada gracias a estas potentes máquinas, que están repletas de la última tecnología de almacenamiento de vanguardia. A medida que aumenta la demanda de tecnologías que respalden el avance de la exploración espacial, los datos deben priorizarse y colocarse en el centro del diseño y el desarrollo.

La inteligencia artificial (IA) ya es ampliamente utilizada por quienes están a la vanguardia de la ciencia y la tecnología en muchas organizaciones espaciales diferentes. Un programa de inteligencia artificial de la NASA descubrió recientemente un nuevo planeta a 2545 años luz de la Tierra con solo usar los datos existentes recopilados por el telescopio espacial Kepler.

El planeta cálido y rocoso se llamaba Kepler-90i y fue descubierto por herramientas de aprendizaje automático, que aprendieron a identificar planetas mediante el examen de señales registradas de exoplanetas o planetas ubicados más allá de nuestro sistema solar. Uno de los mayores beneficios del aprendizaje automático cuando se trata de la exploración espacial, es que los programas pueden filtrar los datos disponibles más fácilmente que los humanos, lo que aumenta la posibilidad de encontrar planetas con solo mirar conjuntos de datos.

Incluso se piensa que la IA podría ser instrumental en la localización de vida extraterrestre. Los rovers pueden resistir las condiciones hostiles del sistema solar y con la inteligencia artificial, los rovers podrán explorar ríos helados y cuevas ardientes, soportando más condiciones adversas de lo que un humano podría.

La misión Mars 2020 también será impulsada por la IA. Los rovers que explorarán el planeta podrán conducir de forma autónoma e incluso podrán priorizar sus listas de tareas para asegurarse de que estén maximizando su competencia. Los sistemas que usan los rovers también harán un uso completo de la inteligencia artificial para realizar experimentos para garantizar que no se pierda información mientras se analiza y explora el planeta rojo. Aunque los científicos necesitan administrar los rovers, la inteligencia artificial significa que los ingenieros pueden alejarse de las máquinas y dejar que recopilen y analicen la información solos, sin demasiada participación humana.

A medida que crece la inversión en nuevas tecnologías e IA, también lo hará nuestro potencial para explorar más de nuestro sistema solar. La adopción de tecnología en sí misma ha cambiado a pasos agigantados. La adopción de la tecnología no se está haciendo solo a un ritmo más rápido, sino que se adopta universalmente mucho antes. Como resultado, el tiempo entre hitos espaciales significativos, como el alunizaje, la primera estación espacial o la misión del viajero, solo disminuirá gracias al rápido desarrollo y adopción de la tecnología. 

Si la innovación tecnológica continúa a este ritmo rápido, no es difícil pensar que pronto podríamos estar viviendo en las estrellas y otros planetas, en lugar de solo observarlos desde nuestro planeta Tierra.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario