Bicicletas eléctricas: descubre la mejor forma de desplazarse

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

Las bicicletas eléctricas son un tipo de vehículo compuesto por una bicicleta estándar a la que se ha añadido un motor eléctrico. Este sistema ayuda al pedaleo gracias al movimiento que hacemos a través de los pedales. Esto hace que la batería transmita energía al motor, y que nos facilite el trabajo reduciendo el esfuerzo que hacemos. Pero, es necesario que haya un pedaleo constante.

Estas bicicletas, suponen una revolución en la forma de desplazarse. Constituyen un medio de transporte versátil, ya que nos brindan amplias oportunidades de uso. Podemos emplearlas para ir a trabajar entre diario, para quedar con los amigos en algún punto de la ciudad o para aprovechar los fines de semanas dando un paseo.

Elegir una bicicleta eléctrica

Hoy en día, a la hora de comprar una bicicleta eléctrica, podemos encontrar diferentes características como diseño, dimensiones, peso, modos, velocidades o autonomía. Existen diversos modelos que nos brindan múltiples opciones para que cada persona pueda elegir la que más se ajusta a sus circunstancias y necesidades. Como es el caso, por ejemplo, de la bicicleta eléctrica Himo Z20 o la Xiaomi Himo C20, que ofrecen una avanzada tecnología para desplazarnos por la ciudad.

Es importante valorar el uso que vamos a hacer de la bicicleta y adquirir la que más se ajuste a nuestra situación. Además, es bueno tener en cuenta los inconvenientes y ventajas para tomar una decisión analizando estos aspectos.

Ventajas

Es fundamental destacar que la aparición de las bicicletas eléctricas nace con una serie de ventajas que nos hacen valorar esta opción como una buena alternativa de transporte. ¿Sabes cuáles son todos sus beneficios? Te presentamos algunos de ellos a continuación:

Las bicicletas eléctricas no contaminan

En relación al índice de contaminación, las bicicletas eléctricas suponen una buena opción de transporte respecto a otros medios motorizados, como las motos o los coches. Esta forma de desplazarse por la ciudad, cuida y respeta el medio ambiente, dado que no produce gases que perjudiquen el entorno. La cantidad de CO2 que emiten es similar a la de una persona que camina, y en torno a cuatro o cinco veces menor que un automóvil. Por lo que, es una buena elección a la hora de desplazarnos cuidando el ecosistema.

Bicicletas eléctricas de paseo por la naturaleza

Hacemos ejercicio físico

A priori, cuando hablamos de bicicletas eléctricas podemos  pensar que no tenemos que emplear  ningún tipo de fuerza. Sin embargo, para desplazarnos tenemos que pedalear, aunque el esfuerzo físico que realizamos es menor que en una bicicleta estándar. Este ejercicio ayuda a fortalecer nuestros músculos, lo que nos permite mantener una buena forma.

Menos esfuerzo en las cuestas

Una de las características de este tipo de bicicletas es que nos aportan una ayuda extra en las cuestas. Gracias a la batería nos resulta menos costoso superar este obstáculo. Podemos llegar a nuestro destino en perfectas condiciones, sin muestras de esfuerzo. Eso sí, no podemos dejar de pedalear porque si no la batería deja de funcionar.

Menor gasto económico gracias a las bicicletas eléctricas

Al elegir esta opción de desplazamiento, hay que tener en cuenta que una de sus grandes ventajas es la pequeña cantidad de dinero que supone mantenerlas. El importe de las baterías cuenta con un bajo coste, además de un fácil sistema de cambio. Respecto a las cargas de la batería, si no encontramos un punto gratuito, tampoco resulta caro. Por menos de un euro tenemos la batería cargada de nuevo para desplazarnos.

Menos preocupaciones

Otra de las ventajas que tienen las bicicletas eléctricas es que no presentan las preocupaciones de otros vehículos. Podemos olvidarnos tranquilamente del pago del seguro, la ITV, el permiso de conducción, renovar el carné de conducir, etc.

Rápido desplazamiento

Este medio de transporte nos brinda un rápido desplazamiento, ya que el día a día de los atascos hace que perdamos mucho tiempo. Así, como la espera del transporte público, los retrasos por averías y problemas, sumado a la cantidad de gente, hacen no sea el medio más rápido ni cómodo.

Bicicleta eléctrica en la ciudad

Aparca fácilmente tu bicicleta eléctrica

Uno de los quebraderos de cabeza de los trabajadores es el aparcamiento. Muchos conductores emplean una gran cantidad de tiempo buscando un sitio donde estacionar su vehículo. Este problema no existe con las bicicletas eléctricas. Son muchos los lugares que cuentan con puntos para aparcar estas bicis. Y, si no encontramos nada cerca, siempre podemos dejarla muy bien atada o en el lugar de trabajo, ya que apenas ocupan espacio.

Inconvenientes

A pesar de estas ventajas, las bicicletas eléctricas también presentan algunos inconvenientes. Hay que valorarlos y tenerlos en cuenta para que no nos pillen por sorpresa:

Autonomía

Una de las desventajas que presentan las bicicletas eléctricas, es que cuentan con una autonomía limitada entre 30 y 80 kilómetros. Esto restringe las posibilidades de movilidad y hace que tengamos que planificar bien las distancias.

Puntos de carga escasos

A pesar de ser un medio de transporte en auge, aún quedan muchos aspectos que mejorar  para facilitar su desarrollo. Uno de los aspectos que hay que tener en cuenta es que existen pocos puntos de carga, por lo que tenemos que asegurarnos de que nuestra bicicleta tiene carga suficiente para el desplazamiento que queremos realizar.

Vida de la batería

La  batería de una bicicleta eléctrica, al igual que con cualquier tipo de batería, dispone de una vida. En este caso, sus ciclos de carga se encuentran entre 1000 y 5000. Tras ello, hay que repararla o sustituirla. Es muy importante tener en cuenta que la batería debe reciclarse adecuadamente, depositándola en un punto limpio. Ya que es un elemento altamente contaminante.

Peso de las bicicletas eléctricas

El hecho de que lleven incorporado un motor y una batería, hace que su peso sea superior al de una bicicleta convencional, rondando los 20 kilogramos. Esto puede ser una desventaja a la hora de cargar con ella en diferentes situaciones.

Tiempos de carga

Hay que prestar atención a los tiempos de carga y tener en cuenta que pueden durar varias horas, aproximadamente entre 2 y 5. Por lo que, tenemos que asegurarnos de que hemos cargado previamente nuestra bicicleta si no queremos llevarnos un susto cuando la usemos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario