Puede que no sepas qué es un dirigible…¡sobre todo si eres muy joven!

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Contenido del artículo

A principios del siglo XX, los zeppelines surcaban los cielos solo para ser sustituidos, años más tarde, por los modernos aviones. Si eres muy joven, probablemente te preguntes qué es un zeppelín o dirigible y por qué están tan en boga hoy en día. En nuestro artículo de hoy te desvelamos todo acerca de estas bestias de la aeronáutica que prometen ser la solución para reducir la contaminación del aire.

Hindenburg, el dirigible que lo cambió todo

Empecemos por el final de la historia de los zeppelines tal y como se conocieron. Todo ocurrió el 6 de mayo de 1937 cuando el dirigible más grande jamás construido, único en su especie, se incendió por completo en menos de 40 segundos, lo que ocasionó la muerte de 36 personas. Después de la catástrofe del Hindenburg, Adolf Hitler decidió suspender su uso en Alemania, aunque muchos otros países como Estados Unidos o Reino Unido siguieron utilizándolos.

El Hindenburg fue el comienzo del fin de la magnífica era de los dirigibles. ¿Acaso vaticinaba también el fin del Reich de los mil años con el que soñaba Hitler? ¿Qué tiene que ver el Hindenburg con el Führer? Te contamos que el famoso zeppelín fue construido en Alemania y cuando entró en servicio, en marzo de 1936, fue uno de los símbolos más grandes de la propaganda nazi. Y es que el dirigible sobrevoló el estadio de los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936, un despliegue de Hitler para demostrar su poder.

Además, el Hindenburg logró reducir el tiempo de viajes por el Atlántico (menos de 3 días) y se convirtió en único en su especie. A bordo de él podían viajar 72 personas rodeadas de lujos y comodidades, incluyendo calefacción y un salón para fumadores (una locura si tenemos en cuenta que el Hindenburg transportaba 200.000 metros cúbicos de hidrógeno).

El desastre del dirigible HIndenburg fue el principio del fin de los zeppelines

El accidente

El accidente del glorioso dirigible alemán ocurrió después de 34 viajes sobrevolando el Atlántico sin mayores contratiempos. Sucedió durante el aterrizaje en Lakehurst, Nueva Jersey. Se trataba de la primera travesía a Estados Unidos. El siniestro del Hindenburg no fue el único. También los zeppelines británicos y americanos tuvieron accidentes, pero el del dirigible alemán fue todo un suceso al que se le dio una cobertura mediática increíble y lo convirtió en uno de los desastres más famosos de la historia, básicamente porque la catástrofe se filmó en directo.

¿Por qué se incendió este dirigible? Se cree que por un fenómeno eléctrico de la atmósfera llamado fuego de San Telmo (había tormenta aquel día). Se piensa que una chispa de este fuego incendió las reservas de hidrógeno. En 1997 salió a la luz la teoría de que el dirigible llevaba una capa extra de barniz de polvo de aluminio con el objeto de hacer más resistente la lona de algodón del dirigible. El polvo de aluminio es altamente inflamable.

¿Qué es un dirigible?

Después del accidente del Hindenburg los dirigibles fueron desapareciendo poco a poco. Se relegaron al transporte de mercancías o a servicios militares durante la Segunda Guerra Mundial. Un dirigible es un aerostato (aeronave llena de gas de baja densidad) autopropulsado. Los zeppelines solían llenarse con hidrógeno, un gas denso, pero inflamable. Después del accidente del Hindenburg, el hidrógeno fue sustituido por helio, no inflamable pero menos ligero. Como dato curioso te contamos que Estados Unidos fue el único país que utilizó helio en vez de hidrógeno en sus dirigibles.

El dirigible fue el primer invento capaz de volar y recorrer largas distancias durante períodos largos de tiempo. Los zeppelines vivieron su apogeo entre 1900 y 1936. Inicialmente se utilizaron como armas para la guerra, pero fracasaron considerablemente debido a que, de recibir ataque con municiones inflamables, quedaban reducidos a cenizas en poco tiempo.

¿Cómo funcionan los zeppelines?

Todo se reduce a la física y a los famosos postulados de Arquímedes. Todo cuerpo que se sumerge en un fluido recibirá una fuerza de abajo hacia arriba que será equivalente al peso del líquido que se ha desplazado. Si llevamos el principio de Arquímedes a los dirigibles nos encontramos con que estos artefactos están inmersos en aire; el resultado, por tanto, es que recibirán una fuerza que los hace ascender equivalente al peso del aire ocupado por el volumen del zeppelín. A esto se le resta el peso de la estructura del artefacto y de la carga que lleva.

Los dirigibles tal y como los conocemos hoy en día fueron patentados por un colombiano

Ventajas y desventajas de los zeppelines

Como todo, los dirigibles tienen sus ventajas e inconvenientes. Dentro de sus cualidades encontramos que es un transporte más económico y capaz de llevar grandes cargas. Aquí, sin embargo chocamos con el primer inconveniente. Un zeppelín se puede sobrecargar por factores externos como la nieve. Por otro lado, los dirigibles suelen tener menos fallos en los motores, si se les compara con los aviones, pero los zeppelines tienen menos capacidad de maniobra.

En cuanto al aterrizaje, los dirigibles pueden aterrizar en cualquier parte sin necesidad de infraestructura extra, pero son muy vulnerables a los vientos, tormentas y lluvias. No olvidemos que fue una tormenta lo que causó que el Hindenburg ardiera en llamas en poco tiempo. Una característica muy importante es que los dirigibles son muy silenciosos y contaminan menos que los aviones: gracias al poco ruido que emitían se les empleó como armas de asalto en la guerra. ¿El problema? Que vuelan a poca altura.

¿Quién inventó el dirigible?

El dirigible tiene su antecesor en los globos aerostáticos, pero el concepto como tal no apareció sino hasta la segunda mitad del siglo XIX. A partir de 1852 empezaron a realizarse vuelos en dirigibles propulsados a máquina de vapor. No fue sino hasta 1883 cuando Gastón Tissandier utilizó un propulsor eléctrico con un motor Siemens de 1,5 caballos de fuerza. En Francia, de la mano de Charls Renard y Arthur Krebs llegó La France. Fue el primer dirigible capaz de operar en cielo abierto y tenía 52,3 metros de longitud.

¿Sabías que el dirigible tal y como lo conocemos fue inventado en Colombia? El creador fue Carlos Albán que, en 1887, creó un sistema de globos aerostáticos envueltos en metal. Un año más tarde la patente de Albán fue cedida al conde Ferdinand von Zeppelin (¡de ahí el nombre!). El conde se hizo de oro con el invento de Albán, terminando su primer dirigible en 1900. La estructura del dirigible era rígida y formada por una hilera de 17 cámaras de gas recubiertas con tela de caucho. Todo el dirigible se recubría por tela de algodón y su longitud era de 128 metros de largo y podía cargar 11,3 millones de litros de hidrógeno. Después de su primer viaje largo (24 horas) en 1906, la popularidad de los zeppelines comenzó a crecer.

¿Dirigible y zeppelín es lo mismo?

¿Todos los dirigibles son zeppelines? Como ya adelantábamos, el nombre de zeppelín es en honor a Ferdinand von Zeppelin, pero no todos los dirigibles de la época eran zeppelines. Se llamaban zeppelines porque utilizaban la tecnología “desarrollada” por el famoso conde. A la larga, los términos dirigible y zeppelín se adoptaron como sinónimos: incluso los dirigibles construidos en Estados Unidos se llamaban zeppelines y no porque vinieran de las fábricas alemanas del conde, sino simplemente porque utilizaban su tecnología.

La magnificencia de estás máquinas se vio plasmada en los famosos LZ 129 Hindenburg y su gemelo LZ 130 Graf Zeppelin II. Fueron los dirigibles más grandes jamás construidos. El Hindenburg era más grande que 3 Boeing 747 juntos. Tenía 245 metros de largo, 41 de diámetro y funcionaba con 4 motores diésel Daimler-Benz DB 602 de 1200 CV. Además, alcanzaba una velocidad de 135 km/h. Fue fabricado por Luftschiffbau Zeppelin en 1935 y costó 500.000 libras.

¿Es lo mismo un dirigible que un zeppelín?

Viaja al Polo Norte en dirigible: ¿vuelta al pasado?

¿Creías que los dirigibles se habían extinguido para siempre? Simplemente cayeron en desuso, pero ahora todo puede cambiar. Gracias a Ocean Sky Cruises, es posible viajar al Polo Norte a bordo de un lujoso dirigible. Ocean Sky es una compañía sueca que intenta recrear las míticas expediciones al Polo Norte a bordo de dirigibles. Una de esas exploraciones, la de 1931, fue hecha por el dirigible Graf Zeppelin; sin embargo, ninguna de las incursiones logró aterrizar.

El charter desde España partirá en 2024. Su misión, además de llegar al Polo Norte, es concienciar y luchar por un modo de transporte más sostenible que reduzca la huella de carbono. Después de tantos años, el vuelo en dirigible no será igual al del Hindenburg. Los pasajeros irán a bordo del Airlander 10, que funciona con helio no inflamable y puede aterrizar hasta en el agua.

Mide casi 100 metros de largo (la mitad del Hindenburg) y se impulsa con 4 hélices. ¡Ni siquiera notarás el aterrizaje! El Airlander 10 aterriza a 40 km/h, mientras que un avión lo hace a 230. El nuevo dirigible soporta temperaturas bajo cero e incluso el hielo. ¡Y tiene hasta ventanales! No necesita de una cabina presurizada, por lo que podrás despertar (sí, es como un hotel de lujo) a unos 2.000 metros de altitud.

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on telegram
Share on email

Deja un comentario